Una respuesta colectiva y generosa frente a la tragedia: Dolores Padierna

  •  Las pérdidas humanas fueron, sobre todo, producto de la corrupción y de la negligencia criminal de empresas inmobiliarias depredadoras, afirmó

  •  Asimismo, apuntó, “de gobiernos dedicados a sus negocios privados y no al bienestar público”

Ignacio Arellano Mora

“Como hace 33 años, este día estamos de luto. Como lo estuvimos también hace un año, cuando unas sucesiones de desastres naturales nos pusieron nuevamente a prueba”, señaló la diputada federal María de los Dolores Padierna Luna.

La Cámara de Diputados conmemoró el aniversario de los sismos de 19 de septiembre de 1985 y 2017 con un minuto de silencio y un simulacro en el que participaron legisladores, trabajadores y visitantes, que sumaron varios miles de personas.

En uso de la palabra, en la máxima tribuna de la nación, la diputada Dolores Padierna manifestó, “al dolor de las pérdidas humanas irreparables y las pérdidas materiales siguió, como en 1985, la organización de la gente y la solidaridad desinteresada, una respuesta colectiva y generosa frente a la tragedia.

También, vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, precisó, “la tristeza y el dolor que nos causaron los sismos hace tres décadas y hace un año, no pueden ser separada nunca de la indignación que nos trae saber que las pérdidas humanas fueron, sobre todo, producto de la corrupción y de la negligencia criminal de empresas inmobiliarias depredadoras y gobiernos dedicados a sus negocios privados y no al bienestar público”.

Más adelante, recordó, “en 1985 y 2017 la sociedad mexicana se sobrepuso a la catástrofe y renació más fuerte, más libre y más solidaria que nunca. El terremoto de 1985 marcó un antes y un después en la Ciudad de México. Un día la capital se despertó y descubrió lo frágil que era. Fueron días de mucha angustia, pero también de satisfacciones y sorpresas positivas”.

Expuso, “quien presenció la solidaridad posiblemente recuperó la fe en los otros. Muchos han llamado a este momento como el despertar de la sociedad civil. Resulta más preciso decir que el sismo fue solo un catalizador del descontento y las formas de organización que ya eran características en la población en la Ciudad de México”.

 

AUTONOMÍA DE LA CAPITAL

Resaltó la representante popular, “había llegado el tiempo para la autonomía de la capital y desde entonces, de ser una demanda política de la izquierda, pasó a ser una demanda social de toda la ciudadanía capitalina”.

También, recordó, “tras el sismo, las organizaciones crecieron rápidamente y comenzaron a intervenir directamente en política, incluso superando los obstáculos contenidos en los mecanismos establecidos en las leyes de entonces”.

“Toda esa energía social hallaría un cauce de rechazo al régimen en las urnas que vivimos en 1988 y poco a poco fuimos dando pasos muy firmes en la lucha por la democratización de nuestra ciudad, hasta llegar ahora que fin contamos con nuestra Constitución de la Ciudad de México”, apuntó.

 

LA CORRUPCIÓN MATA

Señaló, el sismo de 2017 volvió a herir a nuestra sociedad, pero también recordamos que se tiene la enorme capacidad solidaria y organizativa. Aunque, por desgracia, también nos recordó que la corrupción mata.

Detalló, “el sismo de 2017 tuvo unas dimensiones destructivas tal vez menores a las de 1985, pero consecuencias políticas más fuertes e importantes que las de hace 33 años. La sociedad decidió derrumbar en definitiva el muro del autoritarismo y de la ineficacia que colapsó aquella mañana de hace un año. Y lo expresaron en las urnas el pasado primero de julio de 2018”.

La legisladora Dolores Padierna concluyó, “el mayor homenaje, el mejor homenaje que podemos hacerle nosotros, como damnificados, es reivindicar las demandas de nuestra sociedad que clama honestidad y clama justicia. Lo mejor de los sismos ha venido ahora que la sociedad organizada y política ha logrado el mayor de los cambios que podría ocurrirle a nuestro país y nos aprestamos a iniciar la construcción de la cuarta transformación de México”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *