Garantizar espacios 100% libres de humo de tabaco

  • Es una deuda del Congreso de la Unión

 

Ignacio Arellano Mora

En el marco del Día Mundial Sin Tabaco, que se conmemora desde 1987, la diputada federal Maricela Contreras Julián aseveró que el Congreso de la Unión tiene un adeudo con la salud de las personas no fumadoras en México, y que es preciso contar con espacios 100 por ciento libres de humo de tabaco a nivel nacional, lo que contribuiría a disminuir su consumo y los riesgos asociados a éste.

 

“Se trata de salvar vidas y de hacer todo lo que esté en nuestras manos para ello”, enfatizó la legisladora federal, quien resaltó la importancia de difundir más los riesgos asociados con el tabaquismo.

 

Al respecto, dio a conocer que en los próximos días presentará ante la Comisión Permanente, un Punto de Acuerdo para solicitar a los congresos locales que establezcan legislaciones sobre espacios libres de humo, con la finalidad de garantizar condiciones mínimas de seguridad a todas las personas que reciben de segunda mano los efectos negativos de los cigarros.

 

Detalló que según la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se registran 40 mil muertes anuales en el país vinculadas a enfermedades asociadas al tabaquismo, y que de acuerdo con el Instituto Nacional de Cancerología (INCAN) el 85 por ciento de los casos de cáncer de pulmón se relacionan con el hábito de fumar o la exposición no voluntaria al humo del tabaco.

 

“Este hábito en los mexicanos representa hoy un problema de salud pública, por lo cual debe ser una de las prioridades en las políticas públicas del Estado. Se debe trabajar en reducir su consumo a nivel nacional y cumplir con cabalidad con los compromisos internacionales suscritos por México”, recalcó.

 

Contreras Julián informó que en la actual Legislatura ha presentado cinco iniciativas para avanzar en la protección de la salud de las personas, en particular para disminuir el consumo de tabaco con acciones de prevención; la eliminación de las zonas exclusivas para fumar; el cuidado de niñas, niños y adolescentes en su incursión a este hábito, así como la prevención de enfermedades asociadas al tabaquismo y la disminución de los costos al sector salud por el tratamiento de las mismas.

 

Comentó que según la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT) hay 9.8 millones de personas que admiten no fumar, pero sí ser receptoras frecuentes del humo del cigarro en sus hogares, bares y restaurantes. Además, que 5.7 millones de personas planean dejar de fumar debido a las advertencias sanitarias de los pictogramas en las cajetillas.

 

“Hace falta que los legisladores tengan la voluntad necesaria para transformar el problema de enfermedades y mortalidad que existe hoy en el país relacionado con el tabaquismo, más cuando hemos comprobado que la mayoría de la población está de acuerdo con la aplicación de los espacios 100 por ciento libres de humo. Tenemos una enorme obligación para aprobar las normas necesarias con el objetivo de proteger la vida de la población”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *