Definiciones políticas (rumbo a las elecciones del 2018)

Por: Jonathan Hernández 

Dicen los políticos que estamos en tiempos de definición, por ello la izquierda acuerda unirse con la derecha, otros de bajan de sus barcos (partidos) y unos más se cambian estratégicamente de  partido, ¿por qué?, ¿a qué intereses atienden?, ¿quién les permitió dejar el proyecto por el que los electores los eligieron?

Sin duda alguna solo atienden a sus intereses y se mueven bajo la sombra de su propia conveniencia, traicionando a sus representados.

El domingo 3 de septiembre será memorable, por los movimientos que anuncian que el campo de batalla para las elecciones del 2018 ya se está preparando.

Por un lado, el PRD (de izquierda) afirmó su intención de aliarse con el PAN (derecha) y otras fuerzas políticas en lo que denominaron  Frente Amplio Democrático, abreviado: el FAD.

Por otro, Andrés Manuel López Obrador y su Morena, demostraron su músculo izquierdo en un evento donde se le unieron ex perredistas (que acaban de salir del partido del sol azteca), intelectuales y otros actores políticos y sociales.

A estos movimientos se le suma el que recientemente hicieron el PRI con el PVEM para que éste último siga siendo la cuarta fuerza en la cámara baja, robusteciendo su número de legisladores con 8 que fueron enviados desde el tricolor.

Día uno para las elecciones del 2018

Sin duda esto avizora un complicado encuentro electoral para el 2018, en el que las fuerzas políticas y sus actores ya han demostrado que sus movimientos van en función de “llevar agua a su molino” sin importar que esto deje sin el “vital liquido” (entendido como todo lo elemental para vivir) a sus representados.

¿A caso todos esos actores políticos que abandonaron los proyectos e ideologías por los que fueron votados tomaron en cuenta el parecer de sus patrones los ciudadanos? ¿A caso les informaron sobre las razones y beneficios (si es que existen) por dichos cambios?

Definitivamente los políticos mexicanos se olvidan que se deben a los intereses de los ciudadanos y no a sus necesidades propias.

Una vez más nuestros políticos demostraron que no hay ideología y convicción política que pueda contra las ganas de seguir teniendo el poder, sin importar el precio que se deba pagar.

Por tanto, es tiempo que como ciudadanos nos organicemos y exijamos a los políticos resultados y si no los hay, en las urnas, en las elecciones del 2018, hay que reprocharlo.

 

Con gusto recibo sus comentario en mi cuenta de Twitter @Johnagus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *